VOS Revista

Blog sobre cine y mis ideas filmográficas

La parte más aterradora de ‘Alien’ es que se ha vuelto real

Cuando Alien debutó en 1979, la revolución sexual parecía un hecho.

Fue lanzado en un universo post-feminista, post-píldora anticonceptiva, post-revueltas de Stonewall, cuando un futuro de igualdad de género parecía no sólo posible, sino probable.

La clásica mezcla de ciencia ficción y terror del director Ridley Scott, que convierte las maravillas del cosmos en una casa encantada, vuelve a salir a la venta este mes con motivo de su 40º aniversario.

Sin embargo, Alien se ha arraigado tanto en el firmamento de la cultura pop que no reflexionamos sobre cómo refleja la política de su época.
Es una pena, porque Alien es más relevante que nunca en 2019.

A finales de los años 70, cuando se lanzó la película, la contracultura juvenil de los 60 había normalizado desde hacía mucho tiempo el sexo casual y prematrimonial.

El feroz movimiento cristiano contra el derecho a decidir, la reacción antifeminista, la epidemia del SIDA y el gran giro hacia la derecha de los años de Reagan todavía no habían llegado.

Pero Alien, de alguna manera, predijo que se avecinaba una tormenta.

La película está ambientada en la nave estelar Nostromo, que investiga una llamada de socorro en un planeta lejano y encuentra evidencia de vida alienígena – y, con la misma rapidez, descubre que la «vida alienígena» es una máquina de matar imparable, empeñada en la reproducción.

Su argumento es una especie de representación de pesadilla de los conservadores de la época, en la que un monstruo, cuya única intención es impregnar a todos contra su voluntad, destroza un futuro liberado y con igualdad de género.

La política de género de Alien es progresista, incluso ahora.

Ellen Ripley, de Sigourney Weaver, es uno de los mejores ejemplos de una «protagonista femenina fuerte». Ella no es ni la esposa de nadie, ni la novia de nadie, y ni la madre de nadie (no hasta la secuela, al menos), un personaje cuyos rasgos principales son su infalible sentido común y su habilidad para mantenerse tranquila mientras todos los demás están en pánico.

Es la única persona centrada como para reconocer la amenaza que representa el extraterrestre, toma con habilidad el mando de la asustada tripulación cuando sus dos oficiales superiores son asesinados, y es lo bastante ingeniosa y valiente como para deshacerse del violador extraterrestre por una esclusa de aire al mismo tiempo que salva a su gato.

Pero parte de su grandeza en la eliminación de estereotipos de género viene del hecho de que no fue escrita como mujer. Todos los papeles en el guión original de Alien eran de género neutro, referenciados sólo por el apellido, con pronombres añadidos solo cuando los cineastas emitieron los papeles.

Ripley podría haber sido un hombre, sí, pero el capitán de la nave, Dallas (Tom Skerritt) o el malvado robot Ash (Ian Holm) podrían haber sido mujeres. Ripley nunca es presionada a adaptarse a los estereotipos femeninos, y sus tripulantes masculinos nunca la tratan diferente a como lo harían con un líder masculino, porque el guión nunca define a Ripley en cuanto a su género, y tampoco lo hace la sociedad en la que vive.

Referencia imagen: https://flickr.com/photos/16329713@N08/

VOS Revista

Volver arriba