VOS Revista

Blog sobre cine y mis ideas filmográficas

¿“La princesa prometida” es una de las mejores películas de todos los tiempos?

No sé qué tenía esta película de acción/aventura/romance de los 80, pero cuando era niña me hice adicta a La Princesa Prometida.

Mi padre la grabó de la televisión en una vieja y sucia cinta VHS, con el título escrito a lápiz, y yo la veía una y otra vez. Creo que la vi más de 50 veces.

Me enorgullecía de aprender el diálogo y podía recitar secciones enteras de memoria, al inicio para disfrute de mi familia, y luego eventual molestia.

Resulta que no estaba sola en mis sentimientos.

Conocí a muchas otras personas que también amaban profundamente esta película. Al igual que yo, podían pronunciar secciones enteras del diálogo, casi como una conversación.

Y no fue sólo una gran película desde el punto de vista de mi juventud, seguí amando la película a medida que crecía.

Los principales críticos de cine también la elogiaron.

Aun así, por alguna razón que nunca he entendido, esta película nunca se menciona en las listas de «mejores películas».

Las películas clásicas que encabezan muchas de estas listas, como Ciudadano Kane o El Padrino, son fantásticas. Otros éxitos modernos como Pulp Fiction y Sospechosos Habituales, también ocupan un lugar destacado en mi lista.

Sin embargo, esta película, de la que creo que debería hablarse entre estos grandes, ni siquiera se toma en cuenta.

He aquí una de las razones por las que considero que La Princesa Prometida es una de las mejores películas.

Nuevos giros en la travesía del héroe

La estructura de escritura de una historia conocida como «la travesía del héroe», acuñada por Joseph Campbell, se usa en la mayoría de las historias más populares.

La estructura, en su esencia, involucra a un héroe que atraviesa una serie de etapas predecibles para vencer a sus demonios y salir victorioso.

Una teoría propuesta de por qué esta estructura de escritura es tan popular, es que es una predisposición psicológica heredada (es decir, un arquetipo), que predispone a los humanos a disfrutar de las historias que se desarrollan de esta manera.

Historias desde La Odisea, hasta Harry Potter, pasando por La Guerra de las Galaxias, todas presentan esta estructura de escritura de una manera u otra.

La Princesa Prometida hace un gran uso de esta estructura clásica, pero con sus propios giros únicos.

Por ejemplo, en la “travesía clásica”, el héroe va más o menos de
1) estar en un mundo normal, a menudo aburrido,
2) a ser llamado a la aventura,
3) a lograr «el ideal» (por ejemplo, rescatar a la princesa, o volar la estrella de la muerte y salvar el universo).

En La Princesa Prometida, sin embargo, la película EMPIEZA con el ideal.

Wesley ya ha conocido a su gran amor, Buttercup, en una granja y viven felices juntos. Entonces Wesley es arrancado de este «mundo ideal», cuando es secuestrado en alta mar por «El temible pirata Roberts».

Esto proporciona otra dinámica interesante en la que ya no sabemos si Wesley es bueno o malo. Si en realidad es un héroe, o si es un villano.

VOS Revista

Volver arriba