VOS Revista

Blog sobre cine y mis ideas filmográficas

Uso de un lente Canon de 300 mm para Astrofotografía

Si viste mi vídeo sobre el Comet 46P Wirtanen, habrás notado que mi equipo de imágenes incluye un lente Canon EF 300mm F/4L USM. Esto quizás les pareció un poco extraño a todos aquellos que están acostumbrados a verme usando un telescopio para astrofotografía.

Pero un lente de cámara como este puede ser una gran manera de capturar imágenes de cielo profundo. Por lo tanto, si ya tienes un accesorio como este en tu kit, deberías intentar usarlo para astrofotografía antes de invertir en un nuevo telescopio.

Lente Canon 300mm F/4L para Astrofotografía

¡No te confundas! un telescopio diseñado para astrofotografía del cielo nocturno profundo tiene muchas ventajas.

Por ejemplo, cuenta con características especializadas como un gran enfoque de doble velocidad, deflectores de luz y la capacidad de acomodar de forma fácil cámaras astronómicas y sistemas de auto guiado, con los que no cuenta una cámara Canon.

Si eres fotógrafo desde hace algún tiempo, seguro ya tienes algunos accesorios de cámara que son perfectos para astrofotografía. El secreto está en aprovechar la capacidad de seguimiento y el auto enfoque para que puedas capturar imágenes de larga exposición en el cielo nocturno.

Canon 300mm F/4L (No IS)

La cámara que utilizo es una Canon EF de primera generación de 300mm F/4L (Non-IS). Se trata de un antiguo lente de la serie L de Canon que no incluye la estabilización de la imagen, pero sí incluye el motor de auto enfoque tipo anillo USM.

Características como el IS y el auto enfoque no funcionarán para la astrofotografía. Por lo tanto, los objetivos primarios (sin zoom) más antiguos como éste son de gran valor en el mercado de segunda mano.

Será muy útil que tengas lentes de primer plano y de diferentes distancias focales en tu kit de astrofotografía. Así podrías capturar una amplia variedad de objetivos. Desde grandes cúmulos abiertos de estrellas, hasta nebulosas de emisión y reflexión como Orión.

El lente fue originalmente diseñado para la fotografía de aves, lo cual todavía disfruto. Cuenta con un extensor de 1.4 para mayor alcance. La distancia focal de 300mm y la apertura más ancha son la mejor configuración para propósitos de astrofotografía.

El teleconvertidor 1.4 x Canon introduce la aberración cromática lo que hace perder un poco el punto de luz (F/5.6). Aunque esto no representa un problema en imágenes fotográficas diurnas, se torna imposible cuando se trata de fotografiar estrellas.

El uso del lente Canon 300mm F/4L en una cámara DSLR con sensor de recorte (APS-C) (como mi Rebel T3i) creará un campo de visión más estrecho que el de una cámara de fotograma completo. Esto hace una distancia focal equivalente a 480 mm con el factor de recorte aplicado (1,6X). Debes tener esto en cuenta al enmarcar un objetivo de astrofotografía.

Usando una simple calculadora de FOV (campo de visión), podrás obtener una vista previa de la escala de imagen esperada y su objetivo. La Canon 300mm F/4L y la Canon EOS 600D enmarcan muy bien la Nebulosa de Orión y el Hombre Corriendo.

VOS Revista

Volver arriba